Potencia contratada: optimízala para ahorrar en la factura de la luz

Potencia contratada factura da luz

La potencia contratada o potencia eléctrica es una parte fija de cada una de tus facturas de luz, que pagas aunque  no haya consumo eléctrico. Para no pagar de más, es importante que la tengas ajustada a tus necesidades reales. Veamos de qué se trata y cómo puedes elegir la ideal para ti.

¿Qué es la potencia contratada?

Los aparatos eléctricos requieren cierta potencia eléctrica para funcionar, medida en vatios (W) o Kilovatios (KW). Su consumo -el gasto eléctrico- depende del tiempo de uso, por eso el consumo eléctrico se mide en Kilovatios/hora (kWk), que es la electricidad necesaria para alimentar un dispositivo de un kW durante una hora.

Habitualmente en el domicilio tenemos en funcionamiento diversos electrodomésticos al mismo tiempo. La instalación eléctrica debe ser capaz de alimentar varios electrodomésticos simultáneamente. Es lo que se conoce como potencia contratada: la máxima potencia que puedes utilizar al mismo tiempo. 

Pongamos por caso que tienes una potencia contratada de 3,45 kW. Teniendo en cuenta que que 1 kW son 1000 vatios, la potencia máxima de tu instalación son 3450 W. Si tienes encendidas 10 bombillas de 14 W (suman 140 W), tu instalación puede soportarlas sin problema. En cambio, si al mismo tiempo, tienes en funcionamiento un horno de 2000 W y un lavavajillas de 1500 W -en total suman 3514 W- se supera la potencia contratada. Y, ¿qué sucederá en ese caso? Saltarán los plomos y se irá la luz. Posiblemente ya te haya ocurrido en alguna ocasión. De lo contrario, si nunca ha sucedido, es posible que tengas más potencia contratada de la que necesitas.

Aunque es frecuente que para tratar de ahorrar en la factura sólo nos fijemos en los kWh de energía que consumimos, también es importante revisar qué potencia tenemos contratada y saber si es la que necesitamos o podemos reducirla.

¿Cómo saber si tienes más potencia de la que necesitas?

Haz una prueba. Enciende todos los aparatos eléctricos que puedes necesitar de forma simultánea (luces, nevera, vitrocerámica, horno, lavavajillas…) y alguno más de los habituales. Si el Interruptor de Control de Potencia (ICP) no salta, es probable que tengas más potencia de la necesaria.

Si quieres calcular tú mismo la potencia contratada que necesitas, puedes hacer una lista de los dispositivos eléctricos que utilizas en casa y ver cuánto consume cada uno de ellos. Es un valor (en W o kW) que aparece en la pegatina del dispositivo o bien en el manual de instrucciones. Piensa qué dispositivos podrías llegar a utilizar al mismo tiempo y, a su consumo, añádele un 10% por el standby y otro 10% de margen de seguridad. Esa será tu potencia contratada segura.

Si te parece complicado calcularlo, puedes consultarlo con un electricista o hacerte con un de los monitores energéticos que existen en el mercado y que te indicarán la potencia máxima que necesitas, midiendo tu uso de potencia durante varios días. Este aparato indicará cuál fue la potencia máxima durante un periodo de tiempo y ése será el valor recomendado de potencia eléctrica contratada.

Tramos de potencia eléctrica

Tras la aprobación del RDL 15/2018 el 18 de octubre de 2018 es posible instalar o modificar (subir o bajar potencia) cualquier tramo de potencia contratada que sea múltiplo de 0,1 kW, siempre que no supere la máxima admisible, estipulada en el boletín eléctrico. Esto quiere decir que ya no será necesario ceñirse a uno de los tramos normalizados, pudiendo escoger valores intermedios por encima o por debajo de 0,1 kW en 0,1 kW. Esto se puede hacer siempre y cuando la potencia contratada no supere los 15 kW.

Tramos de potencia eléctrica normalizados (anteriores al RDL 15/2018)

La potencia eléctrica se comercializaba a los usuarios a través de distintos tramos normalizados, que definían las potencias normalizadas, hasta la aprobación del Real Decreto-Ley 15/2018.

Para saber qué potencia normalizada elegir teníamos que tener en cuenta nuestro tipo de suministro: si es monofásico o trifásico. En viviendas estándar el suministro es monofásico. En viviendas muy antiguas puede estar instalado un suministro trifásico, pero no es ni mucho menos el habitual.

Los suministros trifásicos son frecuentes en grandes instalaciones, como naves industriales o centros comerciales, que realizan un elevado consumo de energía elevado y tienen que contratar unos tramos de potencia eléctrica más altos.

Potencias normalizadas más frecuentes por tipo de suministro, para las tarifas 2.0 y 2.1:

Potencias normalizadas

Las potencias normalizadas superiores a 15 kW -normalmente asociadas a empresas- corresponden a las tarifas 3.0 y 3.1.

En el año 2006 el Ministerio de Industria cambió los tramos de potencia para adaptarlos de 220V a 230V. Si no realizaste ningún cambio desde entonces, todavía estarás en los tramos anteriores, que pertenecían al voltaje de 220V. Normalizarlos no es obligatorio, aunque sí se hará si decides reducir o aumentar la potencia, cambiar de tarifa o de compañía eléctrica.

Ahorro reduciendo la potencia contratada con A vaquiña polo que vale:

Para que te hagas una idea del ahorro que puedes conseguir en XENERA bajando la potencia contratada: con cada tramo de potencia normalizada que reduzcas con nuestras tarifas 2.0, ahorrarás 3,97€ cada mes. En el caso de nuestras tarifas 2.1, cada tramo de potencia normalizada que reduzcas supondrá un ahorro de 4,58€ al mes.

¿Cómo solicitar una bajada de potencia eléctrica?

Bajar la potencia contratada es un trámite que conlleva un coste para el cliente, en concepto de adaptaciones técnicas. Supone pagar 10,94€ IVA incluido (para las tarifas 2.0) a la distribuidora eléctrica de su zona, a través de la factura que emite la comercializadora, tras el cambio de potencia contratada.

Si eres cliente de XENERA Compañía Eléctrica, puedes solicitar un cambio de la potencia eléctrica contratada en tu vivienda o local, llamando a nuestro teléfono gratuito 900 600 116 o en cualquiera de nuestros puntos de atención: Vigo, Lugo, Santiago de Compostela ou A Coruña.

Para hacer el cambio, se solicitarán los siguientes datos:

  • Datos del titular del contrato.
  • Dirección del inmueble.
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS), que aparece en todas las facturas de la luz.
  • Potencia contratada actual.
  • Nueva potencia eléctrica a contratar.

Cuéntanos, ¿sabes qué potencia tienes contratada actualmente y si es la que realmente necesitas?

Comparte:
ETIQUETAS:
object(WP_Term)#3169 (10) { ["term_id"]=> int(187) ["name"]=> string(11) "factura luz" ["slug"]=> string(11) "factura-luz" ["term_group"]=> int(0) ["term_taxonomy_id"]=> int(187) ["taxonomy"]=> string(8) "post_tag" ["description"]=> string(0) "" ["parent"]=> int(0) ["count"]=> int(4) ["filter"]=> string(3) "raw" }
factura luz
object(WP_Term)#21230 (10) { ["term_id"]=> int(39) ["name"]=> string(19) "potencia contratada" ["slug"]=> string(22) "potencia-contratada-es" ["term_group"]=> int(0) ["term_taxonomy_id"]=> int(39) ["taxonomy"]=> string(8) "post_tag" ["description"]=> string(0) "" ["parent"]=> int(0) ["count"]=> int(3) ["filter"]=> string(3) "raw" }
potencia contratada

2 comentarios en “Potencia contratada: optimízala para ahorrar en la factura de la luz

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *